Camarones Sueltos


*
Si me hablan de que fuimos arrojados a este mundo - sin pedirlo, sin necesitarlo, solo a través del deseo de dos  ajenos, desconocidos íntimos,  que nos plantaron cuales semillas en un suelo hostil  del que poco se sabe y mucho se teme - puedo sostenerme de algunas sensaciones y germinar  todas mis incertidumbres sin culpa. Nadie está calificado para decir lo que tenemos que hacer, lo que tenemos que sentir. Esa es nuestra única libertad. Solo necesitamos deconstruir lo heredado y cortar los hilos de aquello que se presenta como natural
*
Si me detengo a desguazar la realidad, sutilmente caerán los velos y lo vivo se mostrará inmaculado; consumiéndose en su propia fragilidad, evidenciando que todo es efímero. Pienso que solo soy este momento. Todo es ahora, después nada. Me hago la que entiendo, por eso construyo laberintos que no van a ningún lado. Hago rodeos sin sentido, con la falsa promesa de evitar ser sorprendida por la única certeza que existe. La muerte.
*
Necesito distraerme de la angustia; de no saber nunca qué mierda pasa, de la duda constante, de la espera infinita... del vano esfuerzo en capturar lo autentico por medio de palabras que no se inventaron. Voy enloqueciendo. Repito lo que ya fue dicho, uso formulas pretenciosas que parecieran matizar el desasosiego. Necesito distraerme, tomar una cerveza con alguien. Hablar del clima.
*
Me conformo con poco. Una idea esperanzadora de un mundo que desaparece en su propia inmundicia, que se come a sí mismo. El odio, el asco, la queja constante, moldean la máscara que más me gusta usar. Para el día a día me pongo lo que esté de moda. Quiero pasar desapercibida.

*
¡Sufrilo para disfrutarlo! Me pide el cuerpo desde la glándula pineal.  La gratificación más grande viene después de haberlo gestado, luego parido ¡Parilo! Que te desgarre las entrañas, que te duela… y gózalo... La putrefacción, lo mundano, el ocio, el discurso de lo que se debe hacer, las mentiras, la ceguera, el gobierno, el olor a jazmines muertos y las arañas del jardín. Que nada te detenga. Buscalo. Hacelo tuyo. Ya lo tenes, todo lo que quieras, ahí está. Muy cerca. La vida es como un espejismo.

Yellow Is The New Black



Hoy me despierto y todo me parece una horrible pesadilla. Un extenso territorio ha sido teñido de amarillo y me temo que el suelo se volverá más infértil que cualquier desierto. Hace tiempo que nos vienen diciendo, que eso que entendemos como patria, se encuentra dividida en dos. ¿Por qué solo en dos si somos tantos y tan distintos? Quizás para obligarnos a tomar partido. 
"No te gusta el populismo? Estás en contra.". El estar en contra siempre es más fácil que estar a favor. Te da cierta inmunidad ante los errores ajenos, te sube un nivel en “pensamiento critico” desde el cual se mira a los demás por arriba con un autoproclamado derecho a juzgar. Pero si las cosas se van empañando, no se puede estar a favor solo por estarlo ¿Pero, quien puede ser el vocero de los disconformes?
Los contras existimos en muchos matices de pensamiento, somos una masa que se va creando individualmente pero que se homogeniza a si misma por oposición a algo. Los hay de todos tipos y colores, edades, religiones. Siempre alguien va a estar en contra y difícilmente los motivos sean los mismos. De hecho hay gente que está en contra de la gente que está en contra, simplemente porque puede hacerlo. Ante estos casos,  polarizar todas las cuestiones resulta altamente beneficioso. Si no indagas lo que subyace a la contra, la misma caerá en la trampa de  cualquier payaso que se proclame sostener las banderas del opositor.  
¿Que nos hicieron? ¿Cómo llegamos a esto? Miren quienes representan hoy a los que despotricábamos con orgullo desde los primeros atisbos de un discurso puramente demagógico y falsamente inclusivo propuesto por los gobernantes aun regentes.
 Al principio de la década – supuestamente – ganada, mi formación política era nula. En mi casa supieron ser de esos peronistas que aborrecían a Menem; cuando asumió la alianza me dijeron "Los radicales hablan bien. Tienen un buen discurso, pero sólo los peronistas saben gobernar". Yo nunca había conocido a un radical, tenia 12 años, pero el speech " dicen q soy aburrido" me parecía bastante pelotudo. El tiempo dejo que el peronismo volvieran al poder. A esa altura ya tenia claro que no debia confiar en las palabras de mis padres.
Cuando Kirchner asumió mucha gente estaba esperanzada, políticas frescas. Un poco de renovación subió los ánimos de la estupida clase media, que en contra de la pizza con champagne, se volcó ante una opción desconocida. Otra vez, con la lógica de llevar la contra, fueron manipulados hacia los abismos de un estereotipado discurso de centro - izquierda.
Esa es la cuestion con los que nunca estamos de acuerdo, no tenemos referentes;  dejamos que nuestra indignacion y solo ella nos una. Y ese es nuestro mayor error, cuando algun publicitario vivillo ve la oportunidad de totalizar nuestro pensamiento creando identificaciones imaginarias con el primero que ladre, y terminan dirigiéndonos hacia abismos impensados.
Me acuerdo cuando surgio el conflicto “campo” y las Organizaciones Patronales Rurales se transformaron en respresentantes de algo que nunca pude entender.
Cuando me tomaba una birra en el centro, con algún amigo oficinista, no dudaba en saciar mi curiosidad preguntando;   “¿Y vos que tenes que ver con el campo? ¿Por qué los apoyas?¿No te parece un poco contradictorio que te unas a una lucha que no te pertenece ni te beneficia?”. Las respuestas no eran tan variadas, casi siempre me decían “Son los únicos que le pueden hacer frente a esta hija de puta”.  O sea, estaban a favor de algo solo por estar en desacuerdo con otra cosa. Eso me daba un poco de miedo, entendía el peligro de dejarse llevar tanto que  los motivos dejaran de importar y solo se reivindicara la unión ante la discordancia.
De repente mi cabeza era un lio y me cuestionaba, ¿Bajo que concepto de “conciencia de clase” podría haberme sentido representada por terratenientes? Yo pienso en un pais mas igualitario. Industrializado. No una economía basada exclusivamente en la exportacion de soja.
Rememorar con nostalgia al ya muerto “granero del mundo” no me da orgullo, me parece una ofensa a las capacidades de desarrollo de una comunidad. “Ahh. Entonces estas con el gobierno.” me decían los contras. ¡NO. No estoy con nadie! Ninguno de estos mercenarios hace lo que me gustaría que se hiciera. 
Asi fue como la contra, con sus representantes etéreos, me encasillaron como oficialista, después como anti-oficialista ante mis quejas. Y nuevamente oficialista cada vez que cualquier ley o reivindicación social se ganaba mi simpatía.  Para la contra, reconocer algo bien hecho, te exiliaba sin concesiones a la vereda de enfrente.  
Fue asi que como nunca supe encontrar un  lugar en ninguno de los dos bandos. Me mantuve en tercera posición en aquellos tiempos de 'grietas' fabricadas mediáticamente y nunca me deje seducir por los Julioscobos, los alfonsines, los lanatas, ni tampoco los victorugos o los brancatelis.
En mi vida no había ya suficientes contradicciónes ideológicas que, ante un giro atroz del destino, termine trabajando para "la corpo" en aquellos tiempos en los que pretendían expropiarla. Me acuerdo una tarde en la que gendarmería entró al edificio de la calle Hornos con armas colgadas, revisando las carteras de las empleadas. Al tiempo disparos provenientes de la autopista marcaron los vidrios blindados de los primeros pisos. Entrar a trabajar era una requisa diaria. El miedo a perder el laburo o la vida nunca lo sentí, porque nunca fui nadie ahí adentro, pero ¿quién no tendría el culo fruncido si tu propio gobierno habilita eso? El ambiente era incierto, pero como jamás me sentí parte, nunca me afectó.
Algunos conocidos me planteaban sus preocupaciones; "tengo miedo de que me saquen fibertel ¿vos sabes algo?” o “Yo los apoyo. Los de clarín son los únicos que pueden ponerle un freno a estas injusticias". Bueno, de fibertel no se nada. Pero no creo que una empresa multimedios necesite del apoyo cívico - respondí siempre que pude-. Simultáneamente, clarín lanzaba spots publicitarios agradeciendo el apoyo REAL (doy fé de eso) que recibían de la sociedad ¡Qué patéticos somos!
“A vos, debería darte vergüenza trabajar ahí. Cobras tu sueldo gracias a la sangre derramada en la dictadura”, le dijo una vez una vieja a un compañero mío y él se defendió: ”Déjeme decirle que usted es una hipócrita. Me insulta por trabajar acá pero la que es cliente hace más de quince años es usted!” .
Así es mucho más fácil entender que haya ganado macri. Ya no me lo cuestiono y de a poco voy asimilando que el tipo mas inepto y de una familia bastante oscura, sea el responsable del futuro de muchas personas.  Sin embargo entender, no hace que sea menos triste y frustrante.  Está claro que no se necesitan ideas para gobernar a los contras, se necesitan palabras vacías.
Cambiemos, dice el slogan. Un cambio no siempre representa algo superador, es solo romper con lo establecido. Pero ni siquiera eso es tan cierto, la gente que tengo en Facebook se saca fotos yendo a votar y pone “por el cambio” como si eso significara algo. Como si les aseguraran que cambiar sorete por mierda no sea lo mismo – o bien algo muy parecido-. Intentan hacer partícipes a los ciudadanos de una disputa para legitimar qué sector se quedará con los  recursos de un país, y en qué porcentajes se los van a repartir – porque bien sabemos que para los negocios no existen banderas políticas-,  cuando el único que gobierna, y el único soberano, siempre será el dinero.

El sistema está mal, y nos utiliza como muñecos de trapo. No importa cuanto lo maquillen, o el nombre del chabón que lo administre; las campañas políticas, los globos,  el olor a rosas rococó de la mesa de Mirtha, una paralitica cheta ultraconservadora que vota en contra del matrimonio igualitario, o un manco anfibio que se va a Italia cuando la gente se inunda. A fin de cuentas…Only Money rules de world. Pero, hay matices y hoy gano la derecha más fascista.  Me siento de luto, consternada, en duelo; pero consciente de que tenemos lo que nos merecemos. 

Retazos de dos






I –  Omnividente.

No puedo dejar de agarrarme la cabeza, como si algo acá no pudiera detenerse. Estoy fuera de mí. Vivo la realidad desde otra perspectiva. Me gusta probar el limite de lo que puedo hacer. Calculo todo.  Ya sé, parezco una persona loca. No te preocupes. Quizas seas la única que lo puede entender.


II  - Postergación

Tengo tantas ganas de verte, quiero pasar todo el tiempo del mundo con vos. Sos una mujer increíble. La más talentosa del mundo. Además hermosa. Inteligente. Podría enamorarme y pasarme la vida a tu lado. Probablemente seas la mujer de mi vida y tengamos hijos juntos, yo se lo que te digo, van a ser hermosos. Te imagino sentada al lado mío. Quiero dormir con vos. No puedo esperar al sábado para abrazarte. Pienso mucho, que bien la pasaríamos si estuvieras conmigo. Esperame,  no pongamos una hora todavía. Yo  te aviso cuando me despierte. No puedo responder, en un rato te hablo. Bancame, estoy haciendo algo. No sabes lo que paso. Después te cuento. Perdóname. Hablamos mañana, no me lo vas a creer. Yo nunca te termine de confirmar, no te enojes. No seas tan gila, bueno lo dejamos para la próxima semana. Tengo el cumpleaños de mi tia, igual nada, lo vamos charlando. Te dije que no podía ¿Que queres, que te mienta? No te voy a decir nunca algo que no es.


III – Tu fantasma sádico

Entre las sabanas es una guerra de dominio. Yo me quejo, porque eso es lo que mejor me sale, pero si me preguntas que quiero, no sé. Vos tenes todas las respuesta ¿Te gusta asi? ¿Qué queres que te haga? ¿Qué estas pensando? No me pasa nada. Estoy igual que hace un rato. Me escupe en la boca y me agarra del cuello. Dice “es la primera vez que puedo sentirme más que vos”. Soy menos siempre, pero vos mentis. Mostras otra cosa. Yo no, soy lo que quieras que sea, cualquier cosa que me pidas. Me quedo en silencio, me cuesta respirar. Me tira del pelo. Me da forma. Siento la asfixia. Luego se cansa. Se aleja. “Vos me queres castrar. Siempre me estas castrando. Igual que mi vieja”. Se rie. Deja de actuar. “Ves, sos una pelotuda. Una reverenda hija de puta. Pobre, una negra. Mentira, es un chiste.”


IV - Retener/Expulsar

¿Con quien hablas? ¿ Es necesario que hagas esto en frente mio? ¿ Por que siempre te chamuyas a todas? ¿No ves? Los dos sabemos que sos un impotente. Un impotente en todo, también en la vida. Mostrame lo que podes hacer.   Siempre lo mismo; decis que te gusta la novedad pero no.  No hay novedad en la repetición.  Tenes que dejarme ir, perderme, perderte.  Estas enfermo de la cabeza. Vas a huir de mi, pero porque en el fondo es lo que yo quiero. No te voy a detener. Te voy a decir todo lo que no queres escuchar;  que te amo, que te necesito, que nunca conoci a alguien asi. A todos les digo lo mismo. Se asustan. Se creen importantes. Vuelven. Pero yo no los quiero, o es una mentira que me digo. Voy a reír mientras te desvaneces.  La duda es inherente, el desvio, un espacio creador.  Siempre hay otra, una mejor, millones iguales. Todas están locas, te quieren tener. Todo es más de lo mismo.  Ya lo vas a superar pero  ¿Yo que soy para vos? Amame y no vuelvas. 



*

In - Diferente


La indiferencia es la mejor coraza contra la vida. Te da una sensación de inmortalidad. Te atrapa en una cárcel de pensamientos, pero a la vez te abstrae tanto que quedas seducido por un mundo estéril. 

Terminas mirandote desde afuera, creyendote inmune a todo. La indiferencia parece la salida perfecta. 
Te permite reírte de los chistes sin gracia, atacando con falso ingenio el punto endeble de los que te rodean. 
Sin embargo petrifica. Te nubla. Dejas de ser humano y empezas a ser herejía, un mal chiste de un dios perverso. Una mala jugada del azar. Sin rumbo, sin respuestas. 

Todo retorna, en definitiva, el escudo se fisura si desde la inmovilidad se pretende recubrir tanta demasía. Devenis síntoma de los silencios. Sintoma de las palabras que no se pudieron decir en los momentos justos. De haber perdido la oportunidad de entregarte a algo vivo y autentico.El refugio se convierte en prisión.

Limerencia

Un homúnculo aveces viaja en tren
y se entrega a domicilio.
Te busca en los rincones, 
se acurruca a tu lado,
toma mate, 
te pelea, juega
insiste.
Ríe.
Inhala el humo que sale de tu boca.
Escucha tus canciones.
Llora. llueve. No tiene paraguas
y pregunta: ¿por qué no me querés?
Se le mojan las mejillas.
Ante el fastidio, el corazón no es blando.
La histérica piensa:
'de Otra, será de Otra...'
pero no es de nadie.
Y llega la hora,
y viene
y se va
solo, empapado
a otro tren,
a otro corazón.