Retazos de dos






I –  Omnividente.

No puedo dejar de agarrarme la cabeza, como si algo acá no pudiera detenerse. Estoy fuera de mí. Vivo la realidad desde otra perspectiva. Me gusta probar el limite de lo que puedo hacer. Calculo todo.  Ya sé, parezco una persona loca. No te preocupes. Quizas seas la única que lo puede entender.


II  - Postergación

Tengo tantas ganas de verte, quiero pasar todo el tiempo del mundo con vos. Sos una mujer increíble. La más talentosa del mundo. Además hermosa. Inteligente. Podría enamorarme y pasarme la vida a tu lado. Probablemente seas la mujer de mi vida y tengamos hijos juntos, yo se lo que te digo, van a ser hermosos. Te imagino sentada al lado mío. Quiero dormir con vos. No puedo esperar al sábado para abrazarte. Pienso mucho, que bien la pasaríamos si estuvieras conmigo. Esperame,  no pongamos una hora todavía. Yo  te aviso cuando me despierte. No puedo responder, en un rato te hablo. Bancame, estoy haciendo algo. No sabes lo que paso. Después te cuento. Perdóname. Hablamos mañana, no me lo vas a creer. Yo nunca te termine de confirmar, no te enojes. No seas tan gila, bueno lo dejamos para la próxima semana. Tengo el cumpleaños de mi tia, igual nada, lo vamos charlando. Te dije que no podía ¿Que queres, que te mienta? No te voy a decir nunca algo que no es.


III – Tu fantasma sádico

Entre las sabanas es una guerra de dominio. Yo me quejo, porque eso es lo que mejor me sale, pero si me preguntas que quiero, no sé. Vos tenes todas las respuesta ¿Te gusta asi? ¿Qué queres que te haga? ¿Qué estas pensando? No me pasa nada. Estoy igual que hace un rato. Me escupe en la boca y me agarra del cuello. Dice “es la primera vez que puedo sentirme más que vos”. Soy menos siempre, pero vos mentis. Mostras otra cosa. Yo no, soy lo que quieras que sea, cualquier cosa que me pidas. Me quedo en silencio, me cuesta respirar. Me tira del pelo. Me da forma. Siento la asfixia. Luego se cansa. Se aleja. “Vos me queres castrar. Siempre me estas castrando. Igual que mi vieja”. Se rie. Deja de actuar. “Ves, sos una pelotuda. Una reverenda hija de puta. Pobre, una negra. Mentira, es un chiste.”


IV - Retener/Expulsar

¿Con quien hablas? ¿ Es necesario que hagas esto en frente mio? ¿ Por que siempre te chamuyas a todas? ¿No ves? Los dos sabemos que sos un impotente. Un impotente en todo, también en la vida. Mostrame lo que podes hacer.   Siempre lo mismo; decis que te gusta la novedad pero no.  No hay novedad en la repetición.  Tenes que dejarme ir, perderme, perderte.  Estas enfermo de la cabeza. Vas a huir de mi, pero porque en el fondo es lo que yo quiero. No te voy a detener. Te voy a decir todo lo que no queres escuchar;  que te amo, que te necesito, que nunca conoci a alguien asi. A todos les digo lo mismo. Se asustan. Se creen importantes. Vuelven. Pero yo no los quiero, o es una mentira que me digo. Voy a reír mientras te desvaneces.  La duda es inherente, el desvio, un espacio creador.  Siempre hay otra, una mejor, millones iguales. Todas están locas, te quieren tener. Todo es más de lo mismo.  Ya lo vas a superar pero  ¿Yo que soy para vos? Amame y no vuelvas. 



*

No hay comentarios:

Publicar un comentario