Camarones Sueltos


*
Si me hablan de que fuimos arrojados a este mundo - sin pedirlo, sin necesitarlo, solo a través del deseo de dos  ajenos, desconocidos íntimos,  que nos plantaron cuales semillas en un suelo hostil  del que poco se sabe y mucho se teme - puedo sostenerme de algunas sensaciones y germinar  todas mis incertidumbres sin culpa. Nadie está calificado para decir lo que tenemos que hacer, lo que tenemos que sentir. Esa es nuestra única libertad. Solo necesitamos deconstruir lo heredado y cortar los hilos de aquello que se presenta como natural
*
Si me detengo a desguazar la realidad, sutilmente caerán los velos y lo vivo se mostrará inmaculado; consumiéndose en su propia fragilidad, evidenciando que todo es efímero. Pienso que solo soy este momento. Todo es ahora, después nada. Me hago la que entiendo, por eso construyo laberintos que no van a ningún lado. Hago rodeos sin sentido, con la falsa promesa de evitar ser sorprendida por la única certeza que existe. La muerte.
*
Necesito distraerme de la angustia; de no saber nunca qué mierda pasa, de la duda constante, de la espera infinita... del vano esfuerzo en capturar lo autentico por medio de palabras que no se inventaron. Voy enloqueciendo. Repito lo que ya fue dicho, uso formulas pretenciosas que parecieran matizar el desasosiego. Necesito distraerme, tomar una cerveza con alguien. Hablar del clima.
*
Me conformo con poco. Una idea esperanzadora de un mundo que desaparece en su propia inmundicia, que se come a sí mismo. El odio, el asco, la queja constante, moldean la máscara que más me gusta usar. Para el día a día me pongo lo que esté de moda. Quiero pasar desapercibida.

*
¡Sufrilo para disfrutarlo! Me pide el cuerpo desde la glándula pineal.  La gratificación más grande viene después de haberlo gestado, luego parido ¡Parilo! Que te desgarre las entrañas, que te duela… y gózalo... La putrefacción, lo mundano, el ocio, el discurso de lo que se debe hacer, las mentiras, la ceguera, el gobierno, el olor a jazmines muertos y las arañas del jardín. Que nada te detenga. Buscalo. Hacelo tuyo. Ya lo tenes, todo lo que quieras, ahí está. Muy cerca. La vida es como un espejismo.

1 comentario:

  1. Tus textos me han llegado al alma. Me encanta. Es la primera vez que me encuentro con tu blog y me fascinan las fotos que haces. Ojalá algún día te pases por Los delirios de Pandora a echar un ojillo. Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar