dominguear


Ya no me dejo fantasearte. Me muerdo las cuticulas. El reloj no avanza. Subrayo una ficha de cátedra, no entieno nada. Siento culpa. Me preparo un café solo, sin leche, sin galletitas, ni humo de cigarrillo que acompañe. Un café que dejo enfriarse sobre la mesa mientras me suena el celular. No lo toco. Me paraliza. Hace ruiditos. Vibra. Tira luces. No me interesa. Nadie es vos. Pienso en vender ese telefono. Pienso en todo lo que debes estar haciendo. Ya no me dejo buscarte. Me sangra el dedo. Dudo de mi y decido tomar ese café frío, amargo y solitario. Me abandoné todo este tiempo, pero ya no me dejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario