Delirium

Estoy muy en paz, por primera vez. Siento un pequeño respiro, siento que el techo ya no oprime, quizás no existe. Tal vez es el momento en el que podemos ver las estrellas con claridad. Es esa primera vez, un primer palpito, un despojo de angustias. Todo es creación. Creación cuando mi gato se relame, se limpia, juega con su pelaje y lo acomoda como un señor coqueto ante una cita con una soltera de tres hijos. Inconexas las canciones que escuchábamos de chicos, vomitábamos palabras de otros. Reíamos sus risas, repetíamos estrofas sin entender lo que querían decir. Hoy todo tiene menos sentido que en aquellos tiempos. La adolescencia es asi, una cerveza a la salida del colegio. Verano. Grillos furiosos y el ventilador con telarañas esparciendo polvo por la casa. Flores de un jacaranda que mancha la vereda de las doñas del Belgrano. Y el tren, siempre el tren que va y viene. Que me acerca, que te aleja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario