fastidio



Escribo lo que quiero, puedo decir lo que se me cante, total no me lee nadie. A la gente no le interesa lo que uno pueda escribir o decir, uno puede hablar, gritar, pegar portazos pero entre tanto ruido nadie ve, nadie lee, nadie escucha. El silencio es el dios de la incomodidad. El silencio te puede golpear en la cara con alguna verdad que te duela. El silencio quizás te obligue a pensar, quizás te obligue a cuestionarte por qué haces lo que haces y por qué crees que sos alguien cuando en verdad todo es un juego estúpido que jugamos para otros. Por eso voy  a escribir lo que se me ocurra, como esto,  que parece no tener sentido, que se invisibilizará entre el ruido, que me servirá como recordatorio - a mi y solo a mi -  de que hoy no me podía dormir y estaba re fastidiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario