postit de verano - II

Desfallezco, desfallezco, muero. Desde ayer a la noche el pensamiento recurrente, la suba de tarifas, un gobierno fascistas y los discos de los redondos me hieren. Déjalo ir, dice mi cabeza, no te apegues, pero yo muero, un poquito, atendiendo el teléfono, sintiendo la respiración quebrada, viendo fotos de tu planta a punto de florecer. Ya no te quiero. Estoy con alguien.  Seguí tu vida, pero no me olvides.Si te alejas mucho te voy a buscar, no quiero que desaparezcas mientras yo soy feliz. Necesito que veas lo que siempre quisiste conmigo y no vas a tener, lo que ahora es de alguien más. Necesito viajar y llamarte desde donde sea para que sepas que estoy bien, mejor que nunca. Dejá de ponerte en ridículo. Te voy a likear todas las fotos. Mirame, no te puedo dejar en paz. Juntémonos a tomar algo, charlemos, tengo tanto que decir. Para empezar sos culpable de irte siempre a los extremos, de que te invada la locura cada vez que exudas inseguridad. Me hartan tus caprichos, tus exigencias. Hacete cargo, ahi tenes tu explicación. Sos tan vehemente. Y te desconozco, no pareces quien deberias ser, al menos conmigo no, si con esa persona nueva que no va a saber nunca lo que era quererte cuando el miedo te comía la vida. Ahora sos libre, y elegiste, y te veo bien. Yo mientras tanto desfallezco, muero. El combo que nos gustaba del burguer cuesta ciento sesenta pesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario